Tribulaciones de una middle-class con las redes sociales.

Tribulaciones de una middle-class con las redes sociales.

4 enero, 2016
|
0 Comments
|

 

Me habían vendido esto de las redes como un cúmulo de oportunidades para acceder a nichos de mercado hasta ahora impensables. Y para mí, una average person se ha convertido en una gran frustración; una más para añadir a todas las que he acumulado a lo largo de mi ya extensa vida. Pero yo, una mujer de pura clase media, y por tanto con recursos de sobra para sobreponerme a los fiascos, hago de esta frustración un tema para vocear en la red mi resentimiento de clase, con la misma moral que esos colchoneros-tapiceros que recorren los pueblos de España con un altavoz en las furgonetas, voceando al vacio. Aunque no se crean, que doler duele.

No te desesperes tía- me dice mi sobrina Sara, que es la que me ordena las tareas en temas digitales- mira, no vamos tan mal. Empezamos con tres me gusta, y a la cuarta semana ya tenemos catorce, la mejora es exponencial. Bueno visto así no sé qué decirte- le contesto yo, con muy poca fe en el invento. Y es que si todo el mundo se empeña en hacerse amigo de Beyonce, las Kardasian, Sara Carbonero, la Echevarría, Amazon o Alí Baba ¿Qué amistad queda para los demás?

Así desde este púlpito virtual quiero hacer un llamamiento a toda la gente corriente, que no olvidemos, somos mayoría, para que nos amistemos unos con otros, y evitemos así la exponencial melancolía digital. Y si de paso conseguimos tejer una red para comprar y vendernos unos a otros, igual logramos mantener esa frágil clase media, esa que compra, que paga impuestos y lubrica las relaciones sociales en esta atacada Europa del siglo veintiuno.

Feliz año.

 

 

Cuando cambien de crema

Aunque cada vez los cosméticos son más polivalentes, gracias sobre todo a la mejora en la calidad de las bases, cada piel tiene sus necesidades específicas, según la edad, el sexo, la estación o el lugar de trabajo.

Como norma general hay que cambiar de crema si:

– Produce picor o enrojecimiento.

– Si notas que te produce granos.

– Que no cumpla con las funciones de protección de la barrera hidrolipídica; esto es que tengas la piel reseca y tirante, opaca, engrosada al pellizco y falta de confort. Para esto las abuelas tienen una expresión muy acertada: quiero una crema que me deje la cara jugosita.

Y mucho cuidado con el sol, ya que hay componentes cosméticos muy fotosensibilizantes y conviene evitarlos en las épocas de mayor fuerza de la radiación solar.

Como consejos cosméticos para el nuevo año desde la Farmacia Sanz de Venta de Baños les recordamos que:

– NUNCA, NUNCA se vayan a la cama sin desmaquillar y limpiar debidamente la piel de ojos cara y escote.

– Nutrir la piel por la noche.

– Hidratar y proteger por el día

– UTILIZAR UN FILTRO SOLAR TODOS LOS DIAS DEL AÑO.

Y que sean realistamente felices.